Durante 60 años el gobierno cubano ha estado diciendo que Estados Unidos interviene en los países de América Latina y lo acusa de haberlo hecho en múltiples ocasiones. Así también lo afirman la mayoría de las organizaciones políticas y los líderes de la izquierda en la región.

Sin embargo, casi nadie en Latinoamérica y en el resto del mundo —ni en la propia Cuba— sabe, o no lo comenta, que desde 1959 el gobierno de los hermanos Castro ha intervenido militarmente en 21 países de América Latina, África y Medio Oriente.

Con tropas cubanas La Habana ha violado la soberanía de 11 países: Angola, Etiopía, Somalia, Namibia, Congo, en África; Siria (contra Israel) y Argelia (contra Marruecos) en Oriente Medio; y Panamá, República Dominicana, Nicaragua y Venezuela en América Latina. Y con guerrillas y grupos terroristas entrenados, armados, financiados y  “orientados” desde Cuba  ha intervenido en 10 países de América Latina: Colombia, Venezuela, Perú, Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, El Salvador, Guatemala y Honduras.

En 1966 Fidel Castro organizó en La Habana la Conferencia Tricontinental, donde surgió la Organización de Solidaridad de los Pueblos de Asia, África y América Latina (OSPAAAL), brazo internacional castrista para fomentar la revolución en esos tres continentes, y cuya estrategia quedó con definida con el llamado del Che Guevara (ya estaba en las selvas bolivianas) a crear “dos, tres, muchos Vietnam”.

 Después de la muerte de Guevara en Bolivia, en 1967, el jefe del gobierno cubano continuó su intervención en Latinoamérica. Entrenó, armó, o apoyó financieramente a los Tupamaros en Uruguay, los Montoneros y el ERP en Argentina, las FARC, el M-19, y el ELN en Colombia; el FPMR y el MIR en Chile, las FALN y el MIR en Venezuela; Sendero Luminoso y el MIR en Perú, las FAR y el EGP en Guatemala, el FSLN en Nicaragua, y el FMLN en EL Salvador.

El derrocamiento de Allende en 1973 Castro lo usó para reafirmar que la vía electoral era inviable para establecer el “poder revolucionario”.  Reforzó su tesis de la lucha armada como única vía para lograrlo y aumentó su apadrinamiento de las guerrillas de El Salvador y Guatemala, que dejaron un saldo de 200,000 muertos.

Al llegar Hugo Chávez al poder, y ya sin los subsidios soviéticos, Castro intervino en Venezuela con tropas, altos oficiales del Ejército y oficiales de inteligencia y contrainteligencia para sostener en el poder al gobierno chavista. Caracas a cambio comenzó a subsidiar la economía cubana con miles de millones de dólares y petróleo prácticamente gratis.

El secretario de la OEA, Luis Almagro, ha denunciado que hay en Venezuela 22,000 cubanos infiltrados, con cargos clave en el gobierno, y militares destacados en los servicios de seguridad como el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN).  Fuentes confiables aseguran que Cuba tiene en Venezuela 9 batallones de combate, uno de ellos ubicado en Fuerte Tiuna, el corazón militar y político de Venezuela.

Además, en Venezuela los cubanos controlan la entrega de cédulas de identidad, de pasaportes, y de toda información privada de los venezolanos sobre las propiedades que poseen, cuánto ganan, dónde viven. Aparte hay unos 28,000 médicos y profesionales cubanos de la salud entrenados militarmente.

intervenciones militares de Cuba

Por otra parte, Cuba es el único país de Latinoamérica que ha enviado miles de soldados a combatir a otro continente luego de la II Guerra Mundial. En Angola, Cuba llegó a tener en combate simultáneamente más de 52,000 soldados cubanos, reclutados entre la población civil de la isla y 1,000 tanques. En total combatieron en Angola unos 430,000 cubanos. Hubo momentos en que hasta 15 barcos cubanos navegaron simultáneamente hacia Angola con tropas, tanques y vehículos militares. Ello casi paralizó la marina mercante de la isla.

El gobierno de Cuba dice que fueron 2,500 los cubanos muertos en Angola, pero testigos y protagonistas aseguran que fueron 7,000. Varios otros miles resultaron heridos. Simultáneamente con la guerra en Angola, Castro envió e Etiopía otros 40,000 soldados cubanos a combatir contra Somalia.

Y volviendo a América Latina, en el siglo XX Washington intervino con tropas en ocho países: República Dominicana, Nicaragua, Haití, Honduras, Panamá, Granada, México (1914, ocupación de Veracruz para apoyar la revolución Mexicana), y el apoyo naval a la invasión en Bahía de Cochinos en Cuba. Pero La Habana ha intervenido en 12 naciones de Latinoamérica, con tropas o con guerrillas armadas.

Conclusión, es Cuba, y no EE.UU., el país que más ha intervenido militarmente en América Latina.

Por Roberto Álvarez Quiñones