Carlos Alberto Montaner ha resumido 10 características para definir un gobernante populista.

Para clalificar como populista no hay que cumplir las 10 características, con solo 5 clasificas.

Veamos cómo clasifica Díaz-Canel.

1.EL CAUDILLISMO. Cero punto

Díaz Canel clasifica como simple marioneta de Raúl Castro, incompetente, figura decorativa, etc. pero de ninguna manera es un caudillo.  Aqui le damos “Cero”.

2. EL EXCLUSIVISMO. 1 punto

Montaner dice que “sólo ‘nosotros’ somos los auténticos representantes del pueblo. Los “otros” son los enemigos del pueblo”.
Aquí Díaz-Canel con sus lemitas de #SomosContinuidad #SomosCuba gana un punto.

3. EL ADANISMO. 1 punto

La historia comienza con ellos. De ahí el nombre adanismo, por Adán, el primer hombre. El pasado es una sucesión de fracasos, desencuentros y puras traiciones.

Aunque Díaz-Canel no es “el primero” se engancha de la capa de Fidel Castro continuamente.

4. EL NACIONALISMO. 1 punto

El nacionalismo es una creencia generalmente vinculada a la supuesta identidad nacional. Suele ser excluyente y derivar en racismo u otras formas de exclusión social.

En el discurso del 10 de octubre, como toma de posesión de la presidencia, Díaz-Canel en la misma retórica característica desde 1959: mete miedo con el mundo horrible de hoy.

Un mundo donde predomina el irrespeto a la legalidad internacional, liderado por la potencia hegemónica y la imposición de sus pretensiones mediante amenazas y sanciones.

Un mundo manipulado por perniciosas campañas mediáticas contra una nación solidaria y pacífica como Venezuela, al mismo tiempo que insisten en legitimar como su “Presidente” a un impostor sin respaldo popular alguno.

Un mundo donde se utiliza el poder judicial para recluir en prisión a líderes progresistas y se persigue y asesina a activistas sociales sin que se haga justicia.

Un mundo así realmente nos alarma a todos. 

Para después dar el puntillazo de guapería y martirologio:

Cuando se cuenta con un pueblo de la estirpe del cubano, no se duda ni un segundo para enfrentar el futuro, conscientes de que lo conquistaremos […] “Quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha”

 ¿No se le puede dar punto y medio?

5. EL ESTATISMO. 1 punto

Los populistas creen que la acción planificada por el estado colmará las necesidades del “pueblo amado”.

Aquí le daríamos 2 o 3 puntos. Díaz-Canel en vez de liberar las fuerzas productivas del país sigue haciendo promesas para resolver los problemas sociales de la isla. Como su promesa de “1 casa diaria por cada municipio”, que ya se está incumpliendo.

Siempre la promesa de “un futuro mejor”. ¿De verdad? Después de 60 años deberían ser más creativos.

6. EL CLIENTELISMO. 1 punto

Los gobernantes populistas entienden que la política es para generar millones de estómagos agradecidos que les deben todo al gobernante que les da de comer y acaban por constituir su base de apoyo.

Díaz-Canel se aferra a los mitos de logros de la Revolución: educación y salud

7. LA CENTRALIZACIÓN DE TODOS LOS PODERES. 1 Punto

El caudillo controla el sistema judicial y el legislativo, o trata de hacerlo. La separación de poderes y el llamado checks and balances son ignorados.

Aunque Díaz-Canel no es un caudillo, el sistema judicial y legislative siguen iguales. Y si no lo creen, echen un vistazo a la nueva ola represiva en las universidades de las que se expulsa a profesores y alumnos por pensar distinto.

8.LOS FUNCIONARIOS NO ESTÁN AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD, SINO DE LOS POPULISTAS.
1 punto

Controlan y manipulan a los agentes económicos, comenzando por el banco nacional o de emisión.

Las nuevas tiendas recaudadoras de las remesas de los cubanos es un magnifico ejemplo de como el gobierno solo mira a sus intereses (falta de divisas) en un momento que escasean alimentos y medicinas.

9. EL DOBLE LENGUAJE. 1 punto

La semántica se transforma en un campo de batalla y las palabras adquieren una significación diferente. “Libertad” se convierte en obediencia, “lealtad” en sumisión. Patria, nación y caudillo se confunden en el mismo vocablo y se denomina “traición” cualquier discrepancia.

10. LA DESAPARICIÓN DE CUALQUIER VESTIGIO DE CORDIALIDAD CÍVICA. 1 punto

Se utiliza un lenguaje de odio que preludia la agresión. El enemigo es siempre un gusano, un vende-patria, una persona entregada a los peores intereses.

Díaz-Canel sigue acusando al bloqueo de EEUU de todo lo malo que pasa en la isla y aburre con sus referencias a firmeza y pratiotismo.

Estos tweets hablan por si mismo:


Según la cuenta Díaz-Canel tiene 9 puntos de los 10 para ser clasificado como gobernante populista.

¿Le das más o menos puntos?