Con el tope de precios al sector privado la dictadura pretende evitar la inflación luego de subir los salarios por un monto de 7.000 millones de pesos desde julio.