RESUMEN ESTADÍSTICO

Las noticias del mes de octubre indican que la conflictividad latente se mantiene al tiempo que la visible se manifiesta en protestas ciudadanas, sobre todo en los ambitos cultural y político.  Durante el mes fueron contabilizados situaciones y hechos asociados a 7 conflictos económicos,  9 sociales, 17 culturales y 28 políticos.

TENDENCIAS DEL MES

Económicos: En el mes de octubre se reportaron interrupciones arbitrarias de contratos de la empresa inmobiliaria estatal con cuentapropistas y cooperativistas, así como las exigencias de los trabajadores  de que sus sindicatos asuman realmente la defensa de sus intereses, surgidas al calor de las reuniones previas al próximo congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (oficial). Adicionalmente, la firma Havana Consulting Group dio a conocer un estudio según el cual -en respuesta a las trabas y falta de garantías internas- se ha producido la fuga de capitales privados por el orden de más de 2000 millones de USD en 2017. Todo lo cual continúa reflejando el profundo conflicto entre las necesidades no satisfechas de los trabajadores y emprendedores y el sistema de gobierno vigente, al tiempo que subraya el inmovilismo de la agenda de la élite gobernante.

Sociales: las 9 situaciones reportadas públicamente dan cuenta de un deterioro de las condiciones y calidad de vida, con reportes de focos de mosquitos en Holguín e inundaciones de aguas albañales en la Habana. Asimismo, la no recuperación de fondo habitacional afectado por el paso de huracanes en Pinar del Río y, de años atrás, Santiago de Cuba.

Sin embargo, en este mes de octubre se produjeron exitosas acciones ciudadanas de presión para obligar a los funcionarios del estado y el Poder Popular a prestarles atención y resolver diversas situaciones de conflicto.

 En particular resalta el caso de los pobladores del caserío en Matanzas que había sido amenazado con ser derrumbado de manera inapelable, acción que de inmediato se paralizó, y en un par de semanas se revirtió, cuando decidieron unirse para exigir sus derechos.

También en Villa Clara los vecinos de una cuadra –que veían afectada desde hacía tiempo su salud por el continuo desbordamiento de una fosa contaminada- decidieron, después de agotar inútilmente los caminos legales, hacer pública su protesta por medio de la prensa independiente y recoger firmas para exigir de manera colectiva y pública una solución que no tardó 24 horas en llegar de parte del mismo estado que antes les había anunciado que tomaría al menos dos años en resolver el problema.

Culturales: la protesta activa contra la regimentación de la producción cultural que supone el recién aprobado Decreto 349 continúa creciendo en el gremio artístico. Los incidentes reportados en el mes en que se celebra el Día de la Cultura Nacional (20 de octubre) ascienden a 17, incluyendo un festival alternativo que expuso obras cinematográficas censuradas, la celebración de un concierto con artistas contestatarios en La Madriguera –local que fue clausurado tras la actividad- , reuniones conflictivas de artistas con funcionarios de la sección de Artes Plásticas, el estreno de la obra de teatro contestaría Patriotismo y varios performances en la vía pública de la Ciudad de la Habana. También se supo del plan para hacer desaparecer a unos 170 grupos de teatro no adscritos a instituciones estatales y las referencias de Díaz Canel a la continuidad de la “política cultural fidelista”. Todo lo cual señala la extensión y profundización de los desafíos autónomos del mundo de la cultura contra la ingerencia estatal. Lo cierto es que no han podido doblegar la insumisión cultural de estos jóvenes pese a los arrestos y amenazas.

Políticos: los reportes acogen 28 menciones que abarcan la denuncia a la represión a disidentes y el maltrato a reclusos, la explotación de presos para la producción de carbón exportable, el debate de la reformas a la actual constitución -con diversas críticas pidiendo más derechos, elecciones directas a todo nivel, etc- así como una serie de  declaraciones y reuniones de las iglesias al calor del debate constitucional, pidiendo cambios que abarcan desde la aprobación de una Ley de Cultos hasta la prohibición del matrimonio homosexual. Por último, la Comisión Nacional de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional contabilizó unas 200 detenciones de disidentes políticos, mayormente mujeres, en el pasado mes de octubre.

 COMENTARIOS DEL MES

  • El gobierno se muestra reacio para acometer reformas necesarias para el desarrollo del país, mientras arrecia su intención de controlar las diversas formas de reclamo ciudadano. Sin embargo, parece consciente de su vulnerabilidad en medio del alto grado de conflictividad latente porque cuando un grupo ciudadano decide pasar de la queja a la acción moviliza recursos para darle solución rápida al problema que genera inestabilidad social.
  • Llama la atención la mayor coherencia y el incremento de la cantidad de acciones (así como del número de participantes en ellas) en el ámbito cultural que viene impulsando tanto protestas como propuestas públicas acerca de la regimentación de la producción cultural que supone el Decreto 349.
  • Tambien se van conociendo acciones exitosas de vecinos en exigencia de sus derechos de propiedad y de acceso a servicios básicos así como las protestas de cuentapropistas y trabajadores estatales que muestran abiertamente su inconformidad por el tratamiento hacia ellos de parte de los funcionarios.
  • En medio de ese amplio contexto de conflictividad socio-económica-cultural a lo largo del país, se mantiene la cruda represión a las protestas y accionar de los grupos de opositores y disidentes.

CONCLUSIÓN

La elite de poder cubana ha perdido la iniciativa estratégica (recursos materiales, influencia ideológica) para controlar la estabilidad del sistema, por lo que se ve arrastrada por situaciones que, por la creciente impaciencia ante la ausencia de reformas para poner coto al generalizado deterioro nacional, cada vez escapan más a su control. Por otra parte, situaciones de conflictividad latente comienzan a transformarse, por medio de la acción ciudadana colectiva, en conflictos visibles. El entusiasmo que generan las victorias, que ya comienzan a ser alcanzadas por los insumisos, puede resultar contagioso.

GLOSARIO MÍNIMO

Conflicto. Es una situación en la que existe una contradicción entre los intereses de dos o más partes (o ellas creen que ese es el caso). Los conflictos pueden ser políticos, culturales, económicos, sociales, etc.

Conflicto primario y secundario. Los conflictos primarios son aquellos que se considera son la raíz principal de otros, considerados conflictos secundarios, porque estos últimos podrían resolverse si se les diera solución al conflicto principal. En el caso de Cuba el conflicto primario es el que existe entre el régimen de gobernanza vigente y las necesidades e intereses de la mayoría de los ciudadanos que se ven afectados por aquel.

Conflicto latente y conflicto visible. Los conflictos latentes son aquellos que existen pero su presencia o relevancia pasan inadvertidas para la opinión pública porque los afectados no toman iniciativas para denunciarlos, bien por estar resignados a su suerte o por tener escasa confianza en poder lograr sus objetivos.  Los conflictos latentes se transforman en visibles cuando los afectados se organizan, protestan, formulan demandas públicas y movilizan a otros ciudadanos en la defensa de sus intereses.  

 Actores principales de un conflicto. Son aquellos cuyas necesidades e intereses directos son contradictorios (o así creen ellos que es el caso) y son quienes más pueden incidir en encontrar la solución del problema que los enfrenta. En el caso cubano los actores principales en conflicto son los integrantes de una elite de poder privilegiada de no más de 100 familias y aquella parte de la ciudadanía que ha decidido organizarse para proteger sus intereses.

 Poder.  Es la capacidad que tiene una parte de hacer que la otra se someta o actúe según convenga al poderoso. En el caso de Cuba el poder lo tiene un grupo reducido de personas que realmente “manda” (la elite de poder) mientras que los funcionarios del gobierno “administran” el país según los deseos de aquellos.

 Gobierno. Es el conjunto de funcionarios que administra e implementa las políticas que se corresponden con el régimen de gobernanza (sistema de gobierno) vigente.

Régimen de gobernanza.  Es el conjunto de instituciones, leyes, normas y valores que rigen un sistema de gobierno que favorece a los que tienen el poder.