Las autoridades actúan -de forma cada vez más frecuente- frente a la protesta social criminalizándolas lo cual las conduce gradualmente a desbordar la capacidad operativa de la represión si se extienden y profundizan los conflictos sociales, económicos y culturales a lo largo del país.

Si los opositores son miles, los ciudadanos con necesidades postergadas y cansados de un sistema que no les da una respuesta convincente son millones. El conflicto político entre esa inmensa masa de ciudadanos y el actual régimen de gobierno crece inexorablemente ante la terquedad miope de la elite de poder que se resiste a hacer ningún cambio significativo.

Dairene Camejo Contreras, la madre cubana que se plantó con dos carteles junto a su hijo frente a la Terminal de Ómnibus para denunciar sus problemas de vivienda, resultó desalojada tras haberse introducido en un local estatal que presuntamente estaba en desuso.

«Tuve que colarme aquí, porque a raíz de mi protesta, intentaron hasta matarme en el albergue, me tiraron gasolina por la puerta y he recibido varias amenazas. La Seguridad del Estado manipuló a las personas que viven allí y las puso en mi contra utilizando mentiras», aseguró Dairene a CubaNet.

Según explica, desde el viernes en la noche tuvo que salir de su casa y dormir en la calle con su pequeño hijo por miedo a que les fueran a hacer algún daño.

Otro caso involucro al Poder Popular del municipio de Colón, en la provincia de Matanzas, que prometió una vivienda nueva el 23 de enero de 2018 a Yurina Herrera Pedroso, pero el 10 de marzo de 2019, lo que recibió la mujer fue un acto de repudio acompañado de una golpiza.

Herrera Pedroso dijo que la presidenta provincial del Poder Popular Madelín González Rojas –después de muchos años de tramitar su solicitud- finalmente le había prometido que le iban a hacer una casa para que pudiera vivir con sus dos hijas de 13 y 15 años, pero tras tres meses de espera esta fue la respuesta: «Ya entregamos todas las viviendas que estábamos haciendo».

Cuando en diciembre de 2018 se acercó de nuevo a la funcionaria del Poder Popular ella respondió: «Tranquila, estoy haciendo ocho casas en la parte de atrás del edificio de los médicos, una de esas es tuya. Y si no puede ser ahí, tengo unos cuantos locales».

Luego de recibir otra falsa promesa, Herrera Pedroso decidió colocar un cartel frente a su residencia con el siguiente mensaje:

«Presidente, imparta y enseñe justicia. No vivimos de forma adecuada, no me manipule, no cumplieron»

FUENTES:

Madre que protestó frente a la Terminal de Ómnibus es desalojada de local estatal
https://www.cubanet.org/noticias/madre-que-protesto-frente-a-la-terminal-de-omnibus-es-desalojada-de-local-estatal/

Acto de repudio y golpiza: la respuesta de las autoridades a una madre por exigirles cumplir su palabra
http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1552173404_45065.html

Reclamo de una vivienda termina en violento acto de repudio en Colón
https://www.radiotelevisionmarti.com/a/acto-de-repudio-y-golpiza-fue-la-respuesta-del-poder-popular-de-col%C3%B3n/231780.html