El problema de la vivienda, un conflicto social que envuelve a un significativo por ciento de la población, continuó desenvolviéndose en marzo con los afectados cada vez más dispuestos a desafiar a las autoridades que no les dan soluciones.

Yurina Herrera Pedroso llevaba 12 años esperando por una respuesta del gobierno del municipio de Colón, en Matanzas, a sus reclamos de una digna. El pasado 6 de marzo la tuvo: las autoridades del territorio organizaron una turba ante su casa, le hicieron un acto de repudio y, después, le propinaron una golpiza a ella y a parte de su familia.

Fuente: Diario de Cuba