SUMARIO

  • Crecen aún más este mes las protestas de naturaleza política.
    El Movimiento San Isidro (MSI) ha sido el catalizador por dos meses consecutivos de protestas en todo el país por violaciones de derechos políticos y civiles –además de culturales– en un país en el que hasta el mes de septiembre se destacaban más las relacionadas con conflictos económicos y sociales.
  • El MSI conmociona la dignidad cívica de la ciudadanía.
    El principal aporte, el más valioso y novedoso hecho por el MSI a la ciudadanía, es el rescate de la dignidad cívica por encima de miedos paralizantes y la creencia de que nadie puede hacer nada para cambiar las cosas. En lo adelante habrá un antes y después del asalto totalitario a la sede del MSI y la movilización solidaria de todos los sectores de la población cubana que ella provocó.
  • Unificación monetaria + bloqueo interno + represión = ingobernabilidad.
    La sociedad cubana se aproxima a un dramático reajuste financiero de precios y salarios con una gobernabilidad bastante frágil por las tensiones sociales acumuladas, el bloqueo de las fuerzas productivas y el rechazo a las respuestas represivas del gobierno a las protestas.
  • La peligrosa terquedad gubernamental.
    El gobierno rechaza la única puerta abierta que le queda para escapar de una explosión social y estabilizar la gobernabilidad: hacer verdaderas reformas de mercado para que el sector privado genere al corto plazo empleo, servicios, productos, alimentos y atraiga capital privado externo.

DESGLOSE ESTADISTICO DE PROTESTAS 

Manifestaciones públicas de protesta NOVIEMBRE OCTUBRE SEPTIEMBRE

TOTAL

110 88

42

Protestas colectivas

9

10

8

Protestas individuales

35

41

14

Protestas de la oposición

17

35

10

Protestas de influencers

9

11

4

Otras manifestaciones de lucha no violenta

66

37

20

Por motivos económicos y sociales

19

33

16

Por motivos politicos y civiles

91

55

26

El fenómeno San Isidro

Un nuevo tipo de vanguardia política-cultural sensibiliza la imaginación nacional y tiene eco internacional.

Al igual que en el pasado mes de octubre, la mayor parte de las protestas de naturaleza política obedecieron a la acción pacifica del Movimiento San Isidro (MSI) y a la solidaridad que la desproporcionada y brutal represión contra ellos concitó  entre amplios sectores ciudadanos.

La composición heterogénea del actual MSI ha llevado a que sus integrantes tengan una perspectiva social integral que facilita que sus demandas vayan más allá de reclamaciones propias del limitado sector cultural y se planteen también la defensa de derechos económicos y sociales de los ciudadanos y, en especial, de los sectores más humildes de la población.

El MSI, a diferencia de los activistas tradicionales, trasciende los códigos comunicativos referidos a la democracia, elecciones y derechos humanos y –a diferencia de los opositores políticos– reconocen como disidentes a la casi totalidad del país y la emigración que disiente del sistema vigente. Para el MSI existen 15 millones de disidentes y no unos cuantos miles y esa gigante masa crítica es susceptible a su mensaje de insumisión.

64 de las manifestaciones públicas de protestas en Cuba este mes, de un total de 110, es decir el 58% de las protestas en noviembre, fueron realizadas directamente por el Movimiento San Isidro o estaban relacionadas con el apoyo a este movimiento

Cuando muchos declaran “Todos Somos San Isidro” en realidad están diciendo “todos somos disidentes”, somos inconformes con el estatus quo actual, somos insumisos.

  • 64 de las manifestaciones públicas de protestas en Cuba este mes, de un total de 110, es decir el 58% de las protestas en noviembre, fueron realizadas directamente por el Movimiento San Isidro o estaban relacionadas con el apoyo a este movimiento.
  • 54 manifestaciones de protesta han sido en contra de la represión y brutalidad policial. La represión crea una espiral de mayor cantidad de protestas. Ante la convocatoria para manifestaciones pacíficas de protestas las respuestas del gobierno son multas, arrestos y condenas arbitrarias, y cercos policiales.
  • Se reportó la represión de 4 manifestaciones de apoyo al MSI: La Habana (Parque Central), Matanzas, Camagüey y Holguín.
  • Sentada frente al Ministerio de Cultura en La Habana

Lo realmente significativo ha sido el impacto nacional e internacional de esas protestas vinculadas al MSI.

Sentada frente al Ministerio de Cultura

La más conocida dentro de Cuba fue la concentración frente al Ministerio de Cultura (MINCULT) en La Habana a la que se calcula cerca de 300 personas. Duró varias horas y obligó a las autoridades a aparentar una inexistente voluntad negociadora hacia los manifestantes mientras mantenían en estado de alerta a una numerosa fuerza policial, militar y paramilitar listas a reprimir con violencia a los manifestantes. Varios testigos aseguran que llegaron a usar gas pimienta contra un grupo de manifestantes y que vieron como algunos militares acantonados en las cercanías del MINCULT portaban armas largas.

El MSI sacude el miedo y la apatía: pilares centrales del régimen

La periodista Anamey Ramos en su artículo No podemos creerle al Poder, publicado en la revista El Estornudo, expresa con claridad el significado de la protesta de San Isidro:

«Muchachos que se empeñan en luchar contra lo que no se puede luchar; porque si alguna idea tenemos los cubanos es que esto no se puede cambiar y que no vale la pena empeñarse en ello. Ante la fuerza desmovilizadora de esa idea, no hay diferencias culturales ni económicas. Ahí confluye lo mismo un profesional que un ama de casa, es una tara que heredamos y que confirmamos a lo largo de la vida…. No creemos que podemos, simplemente. Le creemos demasiado al Poder y eso es lo único que al Poder no puede dársele.»

El gobierno escala la represión violenta

En lo que va de año el Observatorio Cubano de Derechos Humanos, OCDH, ha reportado 1,400 arrestos arbitrarios y 2,922 acciones represivas. Además, han reaparecido fuerzas paramilitares en los infames actos de repudio.

El uso de gases lacrimógenos y el despliegue –nunca visto antes– de armas largas cerca de una manifestación popular es una evidencia de la escalada represiva del gobierno cubano.

El despliegue de fuerzas armadas combinadas, militares y paramilitares, para cercar una masa de poetas, cineastas, académicos e intelectuales desarmados muestra la mediocridad política del gobierno. En el Parque Central se usaron karatekas contra los manifestantes y miembros de la prensa extranjera y arrestaron a más de 22 personas. Acciones represivas similares tuvieron lugar en Matanzas y Holguín.  Extendieron un cerco militar contra una protesta  por la venta de alimentos en dólares.

Las amenazas agresivas de Miguel Díaz-Canel respecto a quienes se atrevan a manifestarse en protestas completan un cuadro de pérdida progresiva de la capacidad gubernamental para manejar los conflictos de manera no violenta.

La expectativa creada por la conversación sostenida por el viceministro de cultura y un grupo de voceros de los manifestantes duró menos de 24 horas. Las personas del MSI continuaron bajo vigilancia policial en sus casas y la prensa cubana y organizaciones políticas oficiales lanzaron un masivo y despiadado ataque de asesinato de la reputación de los activistas acudiendo a viejos clichés como el tildarlos de mercenarios al servicio de EEUU.

Si en Cuba escasea la comida echan la culpa al vecino del norte. Si alguien planta cara a la dictadura, lo hace por ser asalariado de Washington —no porque crea en lo que dice—. Y si el pueblo protesta es porque está siendo víctima de una manipulación injerencista de EEUU. Foto publicada en un blog de propaganda con el título “Movimiento San Isidro, los peones del imperio”

Díaz-Canel dijo que no negociarían nada que fuese contra el socialismo (del modo que lo entiende el gobierno) y usó un lenguaje inusitadamente amenazador contra los que se apartasen o cuestionasen la línea oficial del gobierno. Sin ninguna voluntad reformista esas palabras equivalen a una declaración de guerra contra el pueblo. (Ver Conflictometro LA GUERRA CONTRA TODO EL PUEBLO).

El régimen ha perdido los soportes económicos (trabajo, educación y salud aseguradas) para cooptar a la población y también su monopolio sobre la información. Solo le queda la represión.

¿A dónde conduce la ya frágil gobernabilidad nacional esta nueva ola represiva?

¿Cuál es el impacto psicológico en la ciudadanía de esa la lógica entre protesta-represión? Una académica marxista residente en Cuba, la Dra. Alina Bárbara Lopez Hernández, opina:

«San Isidro no es un movimiento político, aunque sus demandas lo sean. El MSI tendrá siempre el mérito de una actitud cívica de desobediencia sostenida frente a un aparato represivo que utilizó contra ellos métodos ilegales desde mucho antes de que se declararan en huelga de hambre. Precisamente fue esa represión ilegal y el tratamiento inhumano que se dio a personas en su situación, incluyendo el modo en que fue interrumpida esa huelga, el catalizador de la dignidad cívica de un grupo de artistas e intelectuales que fueron a manifestar, ante su ministerio, la condena pública a dicha represión

Protestas socioeconómicas

Las protestas adquieren un tono beligerante. Funcionarios apabullados en Carlos Rojas, Matanzas, por una multitud harta de cortes eléctricos en ese poblado; enfrentamientos con tropas especiales de la policía, en Nueva Gerona, Isla de la Juventud, por el arresto arbitrario de un ciudadano que protestaba por la escasez; mujeres que toman locales estatales abandonados y los transforman en viviendas; pareja protesta legalmente abuso policial y por el comportamiento racista y homofóbico de los agentes policiales; monjas y sacerdotes que alzan su voz contra las tiendas en dólares y la falta de alimentos; un cura en Camagüey arremete públicamente contra el sistema comunista y exhorta a la Iglesia católica a liderar un proceso de transición.

Las protestas socioeconómicas comienzan a conectarse con las políticas contra el sistema. Eso es nuevo también.

CONCLUSIÓN

El Movimiento San Isidro ha sido el catalizador por dos meses consecutivos de protestas en todo el país por violaciones de derechos políticos y civiles –además de culturales– en un país en el que hasta el mes de septiembre se destacaban más las relacionadas con conflictos económicos y sociales.

El principal aporte, el más valioso y novedoso hecho por el MSI a la ciudadanía, es el rescate de la dignidad cívica por encima de miedos paralizantes y la creencia de que nadie puede hacer nada para cambiar las cosas.

En lo adelante habrá un antes y después del asalto totalitario a la sede del MSI.

¿Qué es el Movimiento San Isidro?

Esta agrupación toma su nombre del humilde barrio habanero donde tiene su sede.  Surgió en septiembre del 2018 como respuesta al decreto ley 349, que impide la libertad de expresión, comercialización, gestión y producción de los artistas que no estén asociados al Ministerio de Cultura de Cuba.

Desde entonces se han comprometido con la lucha por la legalización de espacios autónomos para el arte y, al mismo tiempo, organizan diversas actividades artísticas donde dan a conocer su lucha general por la libertad de pensamiento y expresión de todos los ciudadanos y en contra de la represión.

El Movimiento San Isidro está integrado por artistas, activistas, intelectuales, periodistas, científicos, académicos, que vienen poniendo en jaque a la elite de poder en Cuba por la simpatía que genera su vinculación con amplios segmentos de la población, en especial los más pobres y el sector cultural.


Testimonios y opiniones

«Hace cinco años no hubiera creído esto posible. Siempre he querido hacerlo. Es el momento de ser libres. Ayer lo escribí en Facebook: Día Cero, Año Uno después de San Isidro. Un antes, un después. Me da la gana de citar a Martí: son Trincheras de Ideas. Somos. Este es el noviembre cubano.»

Antonio Enríquez González, crítico de arte

«Esto no es ya por el Movimiento San Isidro. Esto es por cada uno de los ciudadanos y ciudadanas que debemos ser escuchados.»

Lidia Romero, activista

«Hay muchas cosas que deben cambiar, cambiar de verdad: desde el punto de vista ideológico, económico, en cuanto la sociedad que estamos construyendo, llámese socialismo o como se llame.

 Es hora ya de que los medios estatales asuman la información de lo que está pasando, y no ya desde la posición de callarnos la boca, sino de oírnos y de decir las cosas como son. Sean las consecuencias que sean y lo que venga después, este momento es importante».

Jorge Fernández Heras, intelectual y humorista

«¡Basta ya! Y ahora son los muchachos del Movimiento San Isidro los que han decidido decir: “¡Basta ya!”, un grito que ha trascendido las jaulas electrificadas y ha llegado a los artistas, a los deportistas, a los campesinos, a curas y monjas, a jóvenes y no tan jóvenes, porque el “¡Basta ya!” es hoy el grito del alma de este pueblo».

Padre católico Alberto Reyes, de la provincia de Camagüey

(San Isidro ha sido) «una huelga de hambre y sed que nos ha dado de comer y de beber a todos».

Giandi Padrón, artista

«Cualquier ser humano que esté dispuesto a morir por una causa, sea cual sea, merece ser escuchado con respeto […] Los de San Isidro también forman parte de este país. Tener diferencias ideológicas, generar cambios, pensar caminos distintos para construir la polifonía de voces de un país, es legítimo y sano. Eso no debería decidirlo, ni limitarlo, mucho menos regularlo un gobierno en nombre de una u otra ideología. ¿Con qué derecho alguien puede decidir quién es artista y quién no? ¿Quién es cubano y quién no?

No se puede seguir cortándole las alas a la libertad de expresión, a la libertad de pensamiento y a la libertad individual que es en el siglo XXI, un derecho fundamental de todo ser humano».

Carlos Varela, músico y compositor

HASHTAGS DE NOVIEMBRE

#FreeDenis

#FreeDenisSolís

#LaProtestarudezDeLos13

#MovimientoSanIsidro

#TodosSomosUno

#SomosSanIsidro

#TodosSomosSanIsidro

#CubaDeTodos


Cronología de acciones del Movimiento San Isidro en el mes de noviembre

7 noviembre                   Arresto arbitrario del rapero Denis Solis

11 noviembre                 Condena a Denis Solis a 8 meses de privación de libertad por desacato

13 noviembre                 Protesta de MSI en la estación de policía de Cuba y Chacon por la condena de Denis Solis

17 noviembre                 Susurro poético en sede del MSI

18 noviembre                 Declaración de huelga de hambre cuando la seguridad del Estado impide suministros de víveres.

26 noviembre                 Arresto y desalojo a los participantes MSI


En el mes de octubre la reaparición de los infames actos de repudio conllevó al aumento de protestas. En el mes de noviembre el desalojo forzoso de San Isidro trajo como consecuencia un incremento de protestas de rechazo a la violencia y la represión de la ciudadanía cubana. La guerra contra todo el pueblo con fuerzas antimotines llevará a una nueva escalada de violencia en contra de protestas pacíficas. ¿Está dispuesto el gobierno cubano a pagar las consecuencias nacionales e internacionales?

METODOLOGÍA DEL OCC ¿A QUÉ LLAMAMOS MANIFESTACIÓN PÚBLICA?

Son todas aquellas acciones, de muy diversa índole, que expresan de forma pública, sea de manera individual o colectiva, el rechazo ciudadano a disposiciones oficiales, instituciones o autoridades.

Ese rechazo y crítica pública puede ser expresión de protestas por temas políticos y de derechos ciudadanos o vincularse de forma directa a demandas populares en cuestiones sociales, económicas y culturales como son los problemas de vivienda, agua, alimentación, transporte y censura artística o intelectual.

Dichas manifestaciones pueden tomar la forma de protestas callejeras, pintadas de muros, colgar carteles, corear consignas, negarse en público a cumplir órdenes policiales o administrativas, realizar una marcha, procesión, sentada o misa no autorizada, distribuir volantes, hackear sitios oficiales o crear otros falsos, repartir publicaciones impresas o digitales prohibidas, distribuir memes y chistes satíricos de las políticas gubernamentales y muchos otros más.


  Imagen de portada del artista cubano Yulier P.

Yulier Rodriguez Perez Nace en Florida Camaguey, Cuba con el seudónimo y firma de Yulier P. es un artista urbano, conocido por sus murales callejeros y en zonas de edificios en ruinas. Ha participado en varios proyectos personales como “Ciudad Corona“ y “Regalos”. Se le conoce por su expresionismo y sus característicos muñecos asexuales. En sus trabajos representa al pueblo, sus necesidades, la opresión y la miseria de la isla.

https://www.facebook.com/yulier.rodriguez.714