00 BIENAL DE LA HABANA se convirtió en el evento alternativo más importante del arte contemporáneo en Cuba. La Bienal tuvo lugar pese al acoso de la a invitados cubanos y extranjeros que asistieron.  Constituyó un desafío de jóvenes artistas.


Más de 100 artistas cubanos y extranjeros participaron en la #00Bienal de La Habana.
Al menos cinco artistas extranjeros que viajaron a Cuba para participar fueron citados a las oficinas de Migración y Extranjería y advertidos de que sus visas no les permiten asistir a eventos culturales.

La bienal incluyó proyección de documentales, ponencias sobre arte y activismo y exposiciones colectivas.

Asistieron decenas de artistas, entre ellos 40 cubanos y representantes de países como España, México, Colombia, Brasil, Estados Unidos, Portugal, Alemania, Rumania, Angola y Ucrania.

Entre los artistas cubanos resaltan Tania Bruguera, la exiliada Ana Olema y el crítico Gerardo Mosquera. A la artista Coco Fusco, residente en EEUU no le permitieron entrar a La Habana.

También participaron los cubanos Lía Villares y Amaury Pacheco, entre otros.

El organizador de la bienal, Luis Manuel Otero Alcántara, conversó con Radio Martí al cierre del evento este martes.

«La unión de muchos artistas, 140 artistas, a pesar de toda esta presión, el Estado cubano ahora mismo ha tenido que ceder. Hace cuatro meses todo el mundo decía que un proyecto como este era imposible», dijo Otero Alcántara.
«El proyecto se logró. Fueron 10 días espectaculares, cada uno con su poética, cada quien con su discurso», enfatizó.

La bienal alternativa, -dijo Otero Alcántara-, llegó hasta Marianao con medios propios.

«Que esto sirva de ejemplo a los intelectuales y a los políticos de que sí se puede hacer», concluyó Otero Alcántara.

Artistas opinan de la #00Bienal de La Habana

El músico opositor Gorki Aguila dijo que haberse desligado de las instituciones estatales es el mayor mérito del evento que acaba de concluir.

«Todo lo que se hace aquí tiene que estar filtrado por las instituciones (estatales) que ya uno sabe lo que significa: filtrar lo que es políticamente correcto y destruir el arte en todos los sentidos», dijo.
​»Más allá de lo que se ha hecho de arte dentro de la bienal, creo que lo importante es que esté fuera del Estado», agregó.

Gorki resaltó la importancia de que artistas exiliados participaron en el evento.

La actriz cubana Lynn Cruz elogió la realización de la bienal: «Hace sentir que los jóvenes han perdido el miedo y que quieren trabajar pese a todo«.

Cruz explicó que trabajar fuera de las instituciones cubanas para los artistas es como vivir «una doble disidencia» a la que, -dijo-, cada vez más gente se suma: «Eso es lo más importante de todo esto».